NOTICIAS AEEF

Asociación Española de Ejecutivos y Financieros

El ministro de Inclusión, Seguridad Social y Migraciones, José Luis Escrivá, se reunió ayer con los representantes de los autónomos para dirimir las prestaciones que cubrirán a este colectivo una vez venzan las medidas actuales, que caducan el día 30 de este mes. De momento, las conversaciones han dejado a un lado otras propuestas del Gobierno como la constitución de un nuevo sistema para acercar las cotizaciones a "los ingresos reales" de los trabajadores por cuenta propia.

El desencuentro entre los ministros de Seguridad Social y de Trabajo, José Luis Escrivá, y Yolanda Díaz, es un secreto a voces. Estaban predestinados a no entenderse desde el mismo momento en el que el presidente del Gobierno decidió partir en dos un ministerio con áreas estrechamente relacionadas para cumplir con las exigencias de su socio, pero sin otorgarle demasiado poder. Las políticas laborales y la Seguridad Social están muy entrelazadas y puntos de vista muy diferentes en asuntos compartidos derivaron rápido en posiciones antagónicas sobre el mismo asunto.

José Ignacio Goirigolzarri, «Goiri», del Athletic de Bilbao aunque sin estridencias, y Gonzalo Gortázar, forofo sin matices y sin complejos del Madrid de Florentino, ya actúan como pareja de baile en la que será el nuevo CaixaBank. Ellos figuran entre los ganadores de una operación que solo ha sido el pistoletazo de salida de la revolución que ya está en marcha en el sistema financiero europeo y que deparará sorpresas. «Goiri» presidirá Caixabank, con menos poderes ejecutivos, como quiere el Banco Central Europeo de Lagarde y Guindos. Gortázar será el primer ejecutivo y reportará al Consejo de Administración, en donde los representantes del primer accionista, la Fundación La Caixa, tendrán mucho que decir. También los independientes, elegidos, por los accionistas.

La reapertura económica coincidiendo con el inicio de la temporada turística era la gran esperanza para el rebrote económico. Los expertos esperaban que la nueva normalidad estuviese próxima a la vieja. Sin embargo, el verano se torció muy rápido como consecuencia de los rebrotes y la reapertura, lejos de generar confianza, ha disparado la incertidumbre. Las encuestas de confianza evidencian hasta qué punto los hogares se están preparando para un otoño e invierno complicados todavía sin una vacuna contra el covid-19 y con el virus descontrolado.

El coronavirus ha dejado al turismo al borde del abismo. La primavera se perdió por completo, con los confinamientos y restricciones a la movilidad. El sector se agarraba al verano como tabla de salvación, pero en realidad ha sido la puntilla. Los datos de julio son nefastos en las principales zonas turísticas, con gran dependencia de los viajeros extranjeros. Y agosto ha sido todavía peor, según los datos que maneja el sector. Tanto que han adelantado el cierre en destinos como Baleares y Benidorm. La otra cara de la moneda se ha vivido en la costa norte del país, Cádiz o Huelva, donde han soportado mejor el golpe.

Page 1 of 338

© 2020 AEEF